Formas en las que el COVID-19 está transformando la movilidad humana de cara al futuro

Alexandra Castro Franco

Son muchos los seminarios, estudios, artículos que se han escrito sobre el impacto del CODIV-19 en la migración, en ellos se ha tratado de reflejar los enormes desafíos que representa los tiempos que estamos viviendo sobre los migrantes, por tratarse de una población altamente vulnerable que vive lejos de sus lugares de origen y de la protección de las autoridades, para quienes puede ser extremadamente difícil o incluso imposible el aislamiento. Estas personas muchas veces viven del día a día, no tienen acceso a ayudas sociales y si se encuentran en situación administrativa irregular en la mayoría de los casos no pueden acceder a servicios médicos o temen hacerlo por el riesgo que existe de ser denunciados y expulsados. algunos incluso permanecen en centros de retención donde no se respetan las medidas de distanciamiento social o son  aún expulsados a pesar del riesgo que esto conlleva para los lugares de origen. 

Con un poco de optimismo podemos imaginar que la situación que vivimos en la actualidad va a cambiar, que podremos volver a salir a la calle, que irá disminuyendo el riesgo de la epidemia e iremos retomando lo que conocemos como “normalidad”, sin embargo, algunas cuestiones se habrán transformado. En estas líneas pretendo analizar muy brevemente, sobre algunas cuestiones de la dinámica migratoria que seguirán impactadas aún después de dejado atrás el pico de la pandemia del coronavirus. 

El Global  del Center of strategic and international studies, publicó en  marzo 25 de 2020, una reflexión sobre este  tema, de donde me he inspirado tratando de adaptarlo a nuestra realidad y dinámicas latinoamericanas.

Migrantes todavía más vulnerables. 

La enorme vulnerabilidad de los migrantes se ha hecho todavía más evidente en el contexto actual de Coronavirus, su situación de desprotección así como los abusos cometidos en su contra han incluso inspirado la publicación de una Guía Conjunta por parte de el Comité para la protección de Trabajadores Migrantes de las Naciones Unidas y el Relator Especial para la protección de los derechos de los migrantes, donde se subraya el serio y desproporcionado efecto de la pandemia sobre los migrantes y sus familias. Una declaración en este mismo sentido había sido hecha también por la OIM semanas atrás.

En América Latina la situación no es diferente, tal como lo ha mencionado Michelle Bachelet para quien la vulnerabilidad de los migrantes en Latinoamérica durante la pandemia es una fuente de preocupación, de la misma manera, la OEA  a través de la Secretaría de Acceso a derechos y Equidad, la Comisión Interamericana de derechos humanos, como la Corte Interamericana de derechos humanos han emitido recomendaciones y comunicados para propender por los derechos de la población vulnerable durante este periodo difícil, incluyendo a la población migrante, y la Corte Interamericana de derechos humanos mediante un comunicado ha urgido a los Estados a proteger los derechos humanos de las personas migrantes, refugiadas y desplazadas, durante la pandemia.

Como lo comenta Donna Cabrera en su escrito, la pandemia ha hecho que una gran cantidad de migrantes pierdan su trabajo, poniendo en riesgo la subsistencia de ellos y sus familias, teniendo en cuenta que una gran cantidad trabajan de manera irregular y que las labores que desempeñan son difíciles de efectuar desde la casa, los migrantes han perdido sus medios de sustento. Otros han continuado trabajando en labores peligrosas como en transporte, mensajería, recolección de cosechas, exponiendo su salud y sin posibilidad de adoptar las medidas de barrera, llegando incluso a fallecer por cuenta del virus, lejos de sus seres queridos.

Ahora bien, según la ONU, el impacto económico de la pandemia en la región será enorme, con un retroceso de 5,4%. En el mundo, unos 34,3 millones de personas caerán este año por debajo de la línea de pobreza, estaremos frente a la “peor recesión económica en la historia de la región latinoamericana” . Esta situación repercutirá evidentemente en los migrantes y en los miembros de su familia quienes aún después de superado el pico de la pandemia continuarán encontrando dificultades para obtener su sustento.

Los migrantes que han perdido su trabajo a lo largo de la pandemia encontrarán dificultades para encontrar un nuevo empleo en el corto plazo, lo que hará que la precariedad de su condición se exacerbe, algunos se vean obligados a retornar, otros, a aceptar trabajos aún más precarios, y a someterse a condiciones de explotación laboral, sexual entre otros. Aquellos migrantes que cuentan hoy en día con visas temporales de trabajador encontrarán problemas para renovarlas.

En Argentina, por ejemplo, Agenda Migrante reporta que el 58% de los migrantes dejó de percibir ingresos al comenzar la cuarentena, mientras en Colombia, la evaluación del GIFMM arroja que el 95% de los venezolanos en Colombia tienen necesidades de alimentación, 53% tienen dificultades para pagar el arriendo y 45% no tienen empleo. En esta última cifra, coincide la encuesta efectuada por equilibriumCenDE.

Envío de remesas, las dificultades de las familias en origen.

Como consecuencia de lo anterior, se seguirá comprometiendo el envío de remesas de los migrantes a sus familiares en origen. Según las estimaciones del Banco Mundial, el envío de remesas se ha reducido en más de un 20% a lo largo de esta pandemia. Esto se  debe, no solamente a las dificultades de los migrantes para obtener recursos, sino también al cierre de casas de cambio y otros mecanismos de transferencia de fondos pero también de bienes. Estos lugares volverán a funcionar y se idearán nuevos mecanismos de transferencia de fondos, mercancías y bienes, sin embargo, las dificultades económicas de los países de destino conllevarán a que la disminución en el envío de remesas se mantenga.

Teniendo en cuenta la gran dependencia que algunos países tienen hacia estos fondos, la reducción de estos envíos contribuirá a un aumento en las desigualdades, comprometiendo el sustento familiar en origen y el proyecto migratorio de familias enteras.

Mayor control de las fronteras, mayores controles migratorios, mayor autoritarismo

La  voluntad de contención de la pandemia ha llevado a que se aumenten los poderes en cabeza del ejecutivo, se implanten estrictos controles migratorios y se ordene el cierre de  las fronteras, afectando incluso a los propios nacionales frente al ejercicio de su derecho a retornar a su propio país. Sin lugar a duda se trata de medidas que se han adoptado con la intención de controlar la propagación del virus a partir de la información disponible hasta el momento, sin embargo, la aplicación de la mismas ha puesto en peligro el ejercicio de las libertades más fundamentales y el bienestar de muchos, incluyendo migrantes y refugiados.

Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha llamado la atención sobre la necesidad de continuar protegiendo a quienes se han visto obligados a migrar, sin embargo, solo 3  países del mundo no reportan ningún tipo de control en las fronteras,  52 países han cerrado las fronteras para los no nacionales y 99 han suspendido los vuelos, como lo reporta NPR con información del Internation Air Transport Association,  mientras unos 57 países han cerrado sus fronteras incluso a los solicitantes de asilo.

En algunos lugares del mundo se le ha impedido la llegada de barcos con migrantes,  mientras que algunos expertos señalan el error que se puede cometer con estas prácticas, en Latinoamerica vimos las imágenes de bolivianos intentando regresar a su país desde Chile, varados en las frontera frente a la negativa de su gobierno de recibirlos, mientras que en Ecuador debió intervenir el Tribunal Constitucional para hacer posible que el Estado garantizara el derecho al retorno de sus nacionales. 

En varios países del mundo se han suspendido los trámites de asilo, mientras que continúan las deportaciones de migrantes en ocasiones incluso a pesar de saber que quienes son deportados son portadores del CODIV 19, lo cual ha llevado a que se exporte la enfermedad a países como Guatemala; en Malasia se encierra en infraestructuras insalubres a los migrantes bajo la amenaza de su expulsión, mientras se persigue a quienes intentan defenderlos y en Colombia se limita la posibilidad de salir de los venezolanos mientras que no se les dan soluciones a sus apremiantes necesidades, se habla de expulsiones e investigaciones penales mientras que ellos actúan por puro desespero.

Coincido con Yayboke en que estos controles desproporcionales son más difíciles de activar que de desactivar, especialmente cuando el mensaje de la OMS parece indicar que la pandemia y sus efectos se prolongarán en el tiempo. De ahí que se tema que las medidas de cierra de fronteras, y las limitaciones a otros derechos ligados a la movilidad humana podrán ser mantenidos en el tiempo bajo la excusa de evitar la propagación del virus.

Mayor discriminación contra los migrantes, más migración irregular 

A pesar de que la pandemia afecta a todos por igual, como dice Ben Doherty para el caso australiano, al describir como las ayudas del Estado no se extienen a los no nacionales, “no estamos todos en estas de la misma manera”. La extrema vulnerabilidad de los migrantes sumado a las barreras que se han establecido en cuanto al acceso a las ayudas de los Estados para palear las consecuencias adversas de la situación actual y aunado a las actitudes hostiles contra algunos migrantes por considerarlos responsables de la propagación del virus hacen que exista un escenario propicio para la discriminación contra los migrantes, tal y como nos lo señala Gabriela Cano,  y que la misma tenga el riesgo de prolongarse por largo rato. En Venezuela, por ejemplo responsabilizan a los retornados de la propagación del virus ( además de considerarlos traidores por haber migrado).

Como una consecuencia de todo lo anterior podemos pensar que frente a las condiciones económicas adversas para los migrantes y sus familias, con las fronteras cada vez más cerradas y restricciones migratorias importantes además de un ambiente de discriminación contra los no nacionales, existe el riesgo de que  aumente aún más las migraciones irregulares, que quienes se ven obligados a migrar deban buscar caminos cada vez más peligrosos favoreciendo a las redes de tráfico de migrantes poniendo en peligro su vida e integridad con tal de alcanzar los lugares de destino. 

Frente a este riesgo y con el fin de evitar que la ya difícil situación que vivían los migrantes en situación irregular antes de la pandemia se siga agravando y que la penosa realidad que tanto nos han descrito se perpetúe, resulta necesario, por lo menos tres cosas:  En primer lugar, hacerle seguimiento a las medidas de emergencia que han sido implementadas por los Estados para que estas sean levantadas una vez se superen las condiciones que las hicieron necesarias, de tal manera que no se conviertan en medidas restrictivas permanentes que afecten desproporcionalmente a la población migrante. Especialmente buscar que se restablezcan en la brevedad posible los caminos regulares de migración y de regularización de la población migrante, así como los procedimientos de determinación de la condición de refugiado.

En segundo lugar, propender porque las medidas de auxilio actuales y futuras que sean adoptadas con el fin de apoyar a las personas frente a los efectos de la pandemia tengan en cuenta a la población migrante ( independientemente de su estatus migratorio) de tal manera que puedan recibir apoyo tanto económico como psicológico para palear los efectos adversos de la crisis.

En tercer lugar, pero no menos importante, acompañar la labor de las Organizaciones que defienden los derechos de los migrantes y refugiados para que su tarea de monitoreo no cese y así poder acompañar el viaje de los migrantes y evitar los abusos en su contra.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: