Primera entrega: Aproximación teórica a la inclusión financiera de la población migrante y refugiada en Colombia

La Inclusión financiera de los Migrantes y refugiados ha sido considerada como una estrategia útil para contribuir a su integración efectiva en los lugares de destino y para promover el aprovechamiento de los aspectos positivos de la migración, sin embargo, existen algunas barreras que dificultan esta inclusión. 

El Centro de Pensamiento Independiente Diásporas está comprometido con la difusión del conocimiento, la participación en la reflexión, la investigación para la incidencia y la potencialización de aquellas buenas prácticas que puedan mejorar el bienestar de la población migrante y refugiada.

En un contexto en el cual los derechos más básicos de esta población son desconocidos a diario podría considerarse odioso dedicar esfuerzos en considerar la inclusión financiera cuando la vida, integridad y dignidad misma de algunos migrantes se encuentra comprometida, y cuando para algunos, estas estrategias pueden constituir simples formas de instrumentalizar a los más vulnerables, buscando nuevos clientes para el sector financiero. 

Pese a lo anterior,  no podemos ignorar que estamos en presencia de una migración con vocación de permanencia,  lo cual implica que la respuesta institucional y las reflexiones sobre la materia deben ir más allá de la inmediatez y la urgencia hacia soluciones con visión inclusiva, integradora y de largo plazo. De acuerdo con el informe elaborado por el Banco Mundial (2018) sobre la migración venezolana en Colombia, en el mediano y largo plazo esta inmigración podría generar beneficios traducidos en crecimiento económico por los aumentos en la inversión, el consumo y los aportes tributarios procedentes de la migración, por este motivo es necesario plantear estrategias que contribuyan a la integración y estabilización económica de los migrantes, refugiados, retornados y los miembros de sus familias. 

La búsqueda del mejoramiento de las condiciones de vida de los migrantes incluye múltiples aristas en la medida en que las migraciones internacionales como fenómeno humano ofrecen una variedad de perfiles, aproximaciones, necesidades, retos y oportunidades. La labor de quienes investigamos las migraciones internacionales consiste en aproximarnos a todas sus facetas sin desconocer la importancia de cada una de ellas y la prioridad que algunas pueden tener sobre otras,  buscando en todo caso ofrecer herramientas que directa o indirectamente puedan contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de los migrantes y refugiados.   

En esta primera investigación, abordaremos el tema de la inclusión financiera de población migrante y refugiada, en Colombia. Las investigaciones serán presentadas en tres entregas, una primera de contextualización general, una de análisis de información disponible e identificación de buenas prácticas y una tercera de presentación de datos, resultados propios, observaciones y recomendaciones sobre la materia. 

La inclusión financiera, ¿Qué es y cómo promoverla?

La inclusión financiera de la población migrante y refugiada en los países de destino ha sido considerada como un aspecto clave tanto para el aprovechamiento de los efectos positivos de las migraciones, como para la integración de los migrantes a las sociedades de destino y  para facilitar el envío de remesas. 

Esta inclusión busca integrar a los migrantes al sistema financiero mediante su bancarización-cooperativización, el acceso a servicios financieros buscando  un trato equitativo frente a todas  las personas civiles ( OIM, 2014).  

Son múltiples los esfuerzos que se han adelantado a nivel internacional para  resaltar y potenciar los efectos positivos de la migración, buscar la integración efectiva de los migrantes y ligar las migraciones con el desarrollo tanto de los países de origen como de los de tránsito y destino. Dentro de estos esfuerzos, organizaciones como el Banco Mundial, el BID, el PNUD y la OCDE  han hecho referencia a la inclusión financiera como una estrategia útil para cumplir con estos propósitos y al hacerlo  contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible( ODS) especialmente al objetivo de la erradicación de la pobreza, la promoción del trabajo decente y el crecimiento económico, la industria, innovación e infraestructura.

En efecto, en el año 2015, las Naciones Unidas incluyeron dentro de la nueva agenda 2030, el acceso ampliado a los servicios financieros dentro de 5 de los 17 Objetivos de Desarrollo sostenible. 

Tratándose de población migrante y de refugiados, esta inclusión puede considerarse como una buena forma de facilitar la integración en la medida en que les abre la posibilidad de acceder operaciones comerciales, facilitar pagos y el manejo de ahorros, de hacer posible y ágil el envío de remesas e incluso de acceder a créditos necesarios para emprender. Permitir el acceso de los migrantes al sistema financiero también constituye un mecanismo para evitar los mercados financieros subterráneos tales como prestamistas cuenta gota y evitar el lavado de dineros producto de actividades delictivas mediante algunas modalidades clandestinas de servicios financieros informales. 

Ahora bien, la mayoría de los estudios relacionados con el acceso de los migrantes al sector financiero se centran en los aspectos del acceso al crédito y el envío de remesas, sin embargo, la posibilidad de acceder a cuentas bancarias resulta en muchas ocasiones como un paso necesario para alcanzar los objetivos que se proponen mediante los discursos de migración y desarrollo. Los migrantes necesitan poder manejar dinero en su lugar de destino y pueden requerir de servicios como productos de ahorro, facilidades de pagos electrónicos y acceso a créditos y seguros (OCDE, 2016). Para el Banco Mundial, tener acceso a una cuenta de transacciones es el primer paso hacia una inclusión financiera más amplia y puede servir como “ puerta de acceso a otros servicios financieros, facilitando la vida cotidiana, contribuyendo a reducir la pobreza e impulsar la prosperidad”. 

Barreras a la inclusión financiera

A pesar de los efectos positivos que puede arrojar la inclusión financiera de los migrantes existen algunas barreras que limitan o dificultan este acceso dentro de las que  Atkinson. A and F. Messy (2013) subrayan entre otros: 

  1. La falta de infraestructura necesaria para facilitar el acceso de los migrantes a los servicios financieros. 
  2. La imposibilidad de los bancos para adaptar sus procedimientos y  requerimientos documentales frente a los no nacionales. Acá se incluye por ejemplo, la exigencia de cédulas de ciudadanía, de referencias personales y profesionales y otros requerimientos que no pueden ser entregados por los migrantes y refugiados, pero en ocasiones tampoco por la población retornada, constituyendo barreras infranqueables para su acceso al sistema financiero.
  3. La falta de reconocimiento, por parte de las entidades financieras, de los beneficios que podría otorgarle la flexibilización de procedimientos para la inclusión de la población extranjera y de los retornados, así como del importante rol de la inclusión financiera en el proceso de integración de esta  población, en la reducción de la pobreza y en la promoción de la prosperidad. Tal y como lo han indicado autores como Anderloni y  Vandome, las entidades financieras suelen asimilar a toda la población migrante con la población más vulnerable y en este sentido, pueden no considerarlo un sector interesante para el ofrecimiento de servicios bancarios, sin considerar la importancia que esta inclusión puede tener más allá de la obtención de nuevos clientes. 
  4. Los migrantes y refugiados pueden demandar servicios diferentes según el momento de su proyecto migratorio y los recursos que son capaces de movilizar, ya sea recién se instalan en el país destino, cuando se encuentran en proceso de regularización o de estabilización de su estatus y cuando se consolidan como residentes en el lugar de destino. Tener en cuenta estas diferentes etapas y los desafíos que conllevan pueden facilitar el ofrecimiento de servicios para la población migrante y refugiada.
  5. La falta de confianza de la población migrante y refugiada en el sector financiero.  Si bien algunos migrantes pueden encontrar interesante y atractivo el tener acceso al sector financiero, no siempre es el caso, muchos desconfían de las instituciones financieras y prefieren incluso acceder a prestamistas informales, otros tienen confianza en el sector pero prefieren no usar canales digitales y otras herramientas que facilitan la integración financiera. En algunos países sin embargo, dentro de los procesos de regularización de la población migrante se puede interpretar como una prueba de integración de los no nacionales el que cuenten con cuentas bancarias y demuestren contar con recursos para sus sustento, lo que hace interesante la inserción financiera.  
  6. La falta de educación financiera por parte de la población migrante. En ocasiones los migrantes y refugiados carecen de las herramientas suficientes para tomar decisiones informadas con respecto al manejo de sus finanzas. 
  7. La falta de estabilidad en un lugar preciso, lo que dificulta el buscar y recibir ayuda para la inclusión financiera y el acceso a algunos de los servicios financieros cuando estos no son accesibles de manera virtual. 
  8. La permanencia, en algunas ocasiones en zonas rurales donde la inclusión financiera es complicada tanto para la población local como para los extranjeros, por la falta de presencia de instituciones financieras, la falta de internet y otras herramientas necesarias para facilitar el acceso al sistema.  

Según investigaciones de OCDE PISA, este tipo de barreras tienden incluso a transmitirse a las siguientes generaciones al encontrar que los estudiantes con experiencia migratoria en su familia tienen menos confianza en el sector financiero  (OCDE, 2014).

Frente a estas barreras, la OCDE (2016), recomienda diseñar productos financieros que se ajusten a la situación y necesidades de los migrantes , que se provea educación financiera que prepare a los migrantes que lo requieran para hacer un uso adecuado de las herramientas financieras. 

La inclusión financiera está sin duda muy ligada a la educación financiera, al respecto se ha identificado que los migrantes necesitan herramientas para manejar de manera efectiva aspectos como las tasas de cambio, la elaboración de presupuestos y la gestión del gasto y el ahorro. Si bien algunos migrantes pueden estar familiarizados con estos aspectos, para otros tendrá que surtirse un proceso de capacitación en estos elementos.  

A partir de esta información de contexto, en nuestra segunda entrega daremos cuenta de la información disponible sobre los programas existentes en materia de inclusión financiera de migrantes en Colombia.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: